Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Chile

Editor's pick

JP Morgan alega que esta CEO de 30 años los estafó en la compra de su startup por US $175 millones

¿Engañó esta emprendedora a unos tiburones de Wall Street o hay algo más detrás de esta historia?

Publicado

on

JP Morgan alega que esta CEO de 30 años los estafó en la compra de su startup por US $175 millones
Charlie Javice, la creadora de Frank Financial Aid, acusada de estafa por JP Morgan

Por Alexandra S. Levine e Iain Martin

JPMorgan Chase (JPMC) demandó a la fundadora de la fintech Frank, una startup de moda que ayuda a los estudiantes universitarios a manejar sus préstamos estudiantiles y deuda, por supuestamente mentir sobre su escala y éxito mediante la creación de una enorme lista de usuarios falsos que atrajo al banco a comprarla por US$ 175 millones.

Frank, fundada por su exCEO Charlie Javice en 2016, ofrece un software destinado a mejorar el proceso de solicitud de préstamos estudiantiles para los jóvenes estadounidenses que buscan ayuda financiera.

Sus elevados objetivos de convertir la startup en “un Amazon para la educación superior” le valieron el apoyo del multimillonario Marc Rowan, principal inversor de Frank, según Crunchbase, y de destacados inversores de riesgo como Aleph, Chegg, Reach Capital, Gingerbread Capital y SWAT Equity Partners.

La demanda, presentada a finales del año pasado ante un Tribunal federal de Distrito de Delaware, afirma que Javice, de 30 años de edad, le dijo a JP Morgan en 2021 que más de cuatro millones de usuarios se habían registrado para utilizar las herramientas de Frank con el fin de solicitar ayudas financieras del gobierno federal.

LEA TAMBIÉN: La historia de los millonarios a quienes les suplantaron la identidad

Publicidad

Cuando JP Morgan pidió pruebas durante el trámite de due diligence, Javice supuestamente creó una enorme lista de “clientes falsos: una lista de nombres, direcciones, fechas de nacimiento y otra información personal de 4,2 millones de ‘estudiantes’ que en realidad no existían”. No obstante, según la demanda, Frank tenía menos de 300.000 cuentas de clientes en ese momento.

“Javice primero se opuso a la solicitud de JPMC, argumentando que no podía compartir su lista de clientes debido a problemas de privacidad”, continúa la demanda. “Después de que JPMC insistiera, Javice optó por inventarse de la nada varios millones de cuentas de clientes de Frank”. La demanda incluye capturas de pantalla de presentaciones que Javice hizo a JP Morgan ilustrando el crecimiento de Frank y afirmando que tenía más de cuatro millones de clientes.

La misma semana que JP Morgan presentó su demanda contra Javice, la mujer presentó una demanda contra JP Morgan. En ella alega que el banco “inició una serie de investigaciones infundadas sobre la conducta de la Sra. Javice” y posteriormente “fabricó un despido justificado de mala fe” y “trabajó para forzar la salida de la Sra. Javice de la organización )JP Morgan)”, para negarle una indemnización millonaria que se le debía. Como parte de esas investigaciones, según la demanda, JP Morgan “acusó falsamente a la Sra. Javice de mala conducta” durante y después de la adquisición de Frank.

“Después de que JPMC se apresuró a adquirir el negocio de Javice, el banco se dio cuenta de que no podía trabajar en torno a las leyes de privacidad de los estudiantes existentes, cometió mala conducta y luego trató de volver a negociar el acuerdo”, dijo el abogado de Javice, Alex Spiro, en un comunicado enviado por correo electrónico a FORBES. “Charlie dio la voz de alarma y luego demandó. La nueva demanda de JPMC no es más que una tapadera”.

El director de crecimiento de Frank, Olivier Amar, también es nombrado en la demanda de JP Morgan. En ella se alega que Javice y Amar pidieron en primer lugar a un ingeniero de Frank que creara la lista de clientes falsos. Cuando éste se negó, Javice pidió ayuda a “un profesor de ciencia de datos de una universidad de la zona de Nueva York”. Utilizando datos de algunas personas que ya habían empezado a utilizar Frank, creó 4,2 millones de cuentas de clientes falsas, por las que Javice le pagó US$ 18.000, y las hizo validar por un proveedor externo bajo su dirección, alega JP Morgan.

La denuncia incluye capturas de pantalla de las facturas del profesor y afirma que Javice hizo todo lo posible para asegurarse de que la documentación de este trabajo fuera destruida o alterada para no levantar sospechas. Amar, por su parte, gastó US$ 105.000 en la compra de otro conjunto de datos de 4,5 millones de estudiantes a la empresa ASL Marketing, según la denuncia. Amar y ASL Marketing aún no han respondido a la solicitud de comentarios.

Publicidad

Legisladores de los dos partidos representados en el Congreso de EE.UU.habían hecho sonar las alarmas sobre Frank en 2020, pidiendo a la Comisión Federal de Comercio (FTC) que investigara sus “prácticas engañosas” y emitiera una orden de restricción temporal sobre la empresa para detenerlas.

“Nos preocupa que Frank esté creando falsas esperanzas y confusión para los estudiantes, al tiempo que contribuye a un trabajo adicional innecesario para los administradores de ayuda financiera”, escribieron en una carta a la FTC los legisladores.

“Sospechamos, además, que la empresa puede estar utilizando los datos recogidos de los estudiantes engañados para obtener beneficios mediante la venta de datos a terceros anunciantes… Esta herramienta no facilita a los estudiantes la obtención de fondos de ayuda y parece ser, en cambio, una forma de Frank para extraer y explotar los datos de los estudiantes con fines lucrativos”. Posteriormente, Frank recibió una carta de advertencia de parte de la FTC indicándole que podría estar dándole información ilegal engañosa a sus clientesagencia de protección del consumidor. El abogado de Javice, Spiro, no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios sobre la carta de la FTC.

Cuando JP Morgan adquirió Frank en septiembre de 2021, incorporó como empleados a Javice, Amar y otros trabajadores de Frank.

Javice se graduó de la Escuela de Negocios Wharton, de la Universidad de Pennsylvania y fue nombrada miembro de la lista Forbes 30 Under 30 en el apartado de finanzas en 2019. Entonces, le dijo a FORBES que Frank había ayudado a 300.000 estudiantes a solicitar ayuda financiera. Cuando anunció la adquisición de JP Morgan en LinkedIn dos años después, dijo que estaba “sirviendo a más de cinco millones de estudiantes en más de 6.000 universidades”. Cuando se le preguntó en su presentación de 30 Under 30 cuál era el mayor obstáculo al que se enfrentaba la empresa, Javice respondió: “escalar”.

Desde la adquisición de Frank, Javice se desempenaba como directora ejecutiva en JP Morgan y supervisaba los productos para estudiantes de Chase, según su perfil de LinkedIn.

Publicidad

LEA TAMBIÉN: Pig Butchering: la superestafa con la que un hombre perdió más de US$ 1 millón

Recibió casi US$ 10 millones como parte de la fusión, negociando una prima de retención adicional de US$ 20 millones que se le pagaría en una fecha posterior si mantenía un buen desmpeño en la empresa. Amar, que fue nombrado director ejecutivo de soluciones estudiantiles en JP Morgan, según su LinkedIn, recibió unos US$ 5 millones de la operación y negoció de forma similar una bonificación de retención de US$ 3 millones, según la demanda.

Una vez cerrado el trato, JP Morgan pidió a Frank su lista de clientes para poder empezar a comercializar sus productos y servicios entre esos estudiantes, según la demanda. Javice y Amar enviaron una lista de datos procedentes de ASL Marketing y de otro proveedor, Enformion, según la demanda, pero cuando JP Morgan envió correos electrónicos de marketing de prueba a lo que creía que eran 400.000 clientes de Frank, los resultados “fueron desastrosos”, afirma. Según la demanda, sólo llegaron a su destino una cuarta parte de los mensajes y, de ellos, sólo se abrió el 1%.

Como resultado de los “inusualmente bajos rendimientos” de esa campaña, JP Morgan revisó lo que creía saber sobre Frank y descubrió lo que ahora afirma que son listas falsas.

“En cada aspecto de sus interacciones con JPMC, Javice tuvo que elegir entre (i) revelar la verdad sobre su startup y aceptar el valor real de Frank y (ii) mentir para inflar el valor de Frank y cosechar las recompensas de esa inflación”, dice la demanda. “Javice eligió mentir y las pruebas demuestran que una y otra vez acumuló fraude sobre fraude para engañar a JPMC. Javice y Amar utilizaron la lista de clientes falsos y otras representaciones conscientemente falsas del Acuerdo de Fusión para inducir fraudulentamente a JPMC a entrar en la fusión“.

La demanda de Javice contra JP Morgan indica que el banco no supo “aprovechar la perspicacia de Javice y Frank para atraer a un público nuevo, joven y diverso a los servicios de Chase” y, en su lugar, siguió “planes de negocio mal concebidos” centrados en “los clientes históricos de Frank”.

Publicidad

“Chase gestionó muy mal su inversión desde el principio y decidió que prefería retirarla antes de seguir trabajando en ella”, dice la demanda de Javice.

Amar fue despedido en octubre y Javice, en noviembre. Al parecer, otros antiguos empleados de Frank siguen trabajando en JP Morgan, según LinkedIn.

Cuando le preguntaron en la presentación de Forbes 30 Under 30 cuál era el peor consejo que había recibido, Javice respondió: “ten paciencia”.

BOTÓN GOOGLE NEWS
Publicidad