Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Chile

Negocios

Aerolíneas volverán a ser rentables en 2023 pese a una posible recesión económica

La IATA estima que ganancias serán de US$4.700 millones, un balance positivo que no se veía desde 2019

Publicado

on

Aerolíneas volverán a ser rentables en 2023 pese a una posible recesión económica
FOTO: EFE

Un fuerte apretón en los costos, una eventual inflación controlada y una demanda que aún añora viajar serán los tres principales ejes que le permitirán a la industria aérea lograr utilidades en 2023. Aún cuando las expectativas de los analistas muestran una eventual recesión económica para el próximo año, los empresarios del sector confían que lograrán ganancias de cara a recuperar el tráfico aéreo total a mediados del 2024.

“A pesar de las incertidumbres económicas, hay muchas razones para ser optimistas en 2023″, dijo Willie Walsh, director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), en un evento mundial desde Ginebra, Suiza. “La inflación más baja del precio del petróleo y la continua demanda reprimida deberían ayudar a mantener los costos bajo control a medida que continúa una fuerte tendencia de crecimiento”.

Los márgenes serán pequeños, pero permitirán cambiar de terreno negativo a positivo, según las proyecciones de la IATA. En concreto, se espera que el próximo año las aerolíneas a nivel mundial registren una ganancia de US$4.700 millones, las primeras desde 2019 cuando se registraron US$26.400 millones.

Willie Walsh, director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), detalla que a pesar de la incertidumbre económica la industria aérea volverá a ser rentable en 2023. | Foto: IATA.

Se estima que las ventas totales de la industria ascenderán a los US$779.000 millones en 2023. De este monto, el negocio de pasajeros totalizará unos US$522.000 millones, mientras que el de carga los US$149.000 millones. “La demanda de viajes estará muy sólida. Vemos que la demanda internacional estará captando el tráfico doméstico en la industria global en general”, añadió Marie Owens-Thomsen, economista jefe de la IATA.

Aunque en China aún se vive con la incertidumbre del covid-19 y los cierres permanentes, la IATA detalla que el próximo año se alcanzará una demanda de pasajeros del 85,5% frente a los niveles vistos en 2019. El número de los viajeros superará los 4.000 millones por primera vez desde un escenario precovid, por lo que se espera que se alcancen los 4.200 millones de pasajeros.

En carga, la incertidumbre económica prevé frenar los volúmenes movilizados, alcanzando los 57,7 millones de toneladas, un poco por debajo de los 65.6 millones del 2021.

TASAS, COMBUSTIBLE Y GUERRA

Uno de los ejes que le pondrán mayor presión a las aerolíneas serán los costos asociados a su operación. La IATA cree que dichos costos crecerán un 5,3% el próximo año hasta llegar a los U$776.000 millones. Según detallan voceros de la Asociación, las presiones seguirán debido a la escasez de mano de obra, las habilidades y la capacidad.

Publicidad

Si bien este año los mayores precios del petróleo han aumentado el costo del combustible a nivel mundial, se prevé que para el próximo año dichos costos unitarios no relacionados con el jet fuel caerán. Eso permitirá unas mejores eficiencias de las aerolíneas, lo que impulsará los factores de ocupación de pasajeros al 81%, un poco por debajo del 82,6 % alcanzado en 2019.

De acuerdo con las más recientes proyecciones, se prevé que en 2023 las aerolíneas gastarán US$229.000 millones, que equivalen al 30% de los gastos de operación de la industria global. La IATA es optimista y proyecta un precio por barril Brent de US$92,3, por debajo del promedio de US$103,2 por barril del 2022).

Uno de los principales riesgos que se vislumbran son la guerra entre Rusia y Ucrania y la agresiva política monetaria que se ha ejecutado a nivel global para combatir la inflación. Si bien los bancos centrales han dicho que los aumentos han llegado a su fin, todo parece indicar que varias economías caerán en recesión. Eso podría incidir en la demanda, especialmente en algunas regiones puntualmente. Thomsen destaca que pese a este panorama, esto se compensaría con unos precios del petróleo más bajo.  

Marie Owens-Thomsen, economista jefe de la IATA. sostiene que ha aumentado el porcentaje de lo que representan los combustibles para las aerolíneas. Antes se situaba entre el 20% y el 25% y ahora asciende al 30%.

“Las perspectivas anticipan una reapertura gradual de China al tráfico internacional y la relajación de las restricciones internas por covid-19 progresivamente a partir de la segunda mitad de 2023”, dice un informe de la IATA. “Una prolongación de las políticas de cero covid de China afectaría negativamente las perspectivas”.

Walsh destaca que se ha visto precios altos en los tiquetes debido a que los costos de operación son altos. Agrega que en la medida que dichos costos se vayan reduciendo con una inflación controlada, e podrá incentivar más la demanda, que aún desea seguir viajando.

De hecho, una encuesta de la IATA muestra que los viajeros están aprovechando el regreso de su libertad. Según ese sondeo, realizado en 11 mercados clave de esta industria, casi el 70% viajan más que antes de la pandemia. Si bien la situación económica preocupa al 85% de los encuestados, casi el 60% no tiene intención de frenar sus hábitos de viaje.

BOTÓN GOOGLE NEWS
Publicidad