Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Chile

Negocios

La historia del iraní que se ha hecho rico gracias a la medtech contra el Covid-19

Kiani ha superado abrumadoras dificultades para crear un dispositivo de control de oxígeno en la sangre

Publicado

on

Joe Kiani, fundador y presidente de Masimo Corp.

Por Kerry A. Dolan

Joe Kiani había logrado su sueño. Masimo Corp., compañía que fundó y en la que ejerce como director general y presidente, se había hecho un hueco lucrativo como uno de los principales fabricantes de oxímetros de pulso, esos sensores de dedo que los hospitales utilizan para medir la saturación de oxígeno en la sangre de los pacientes. Masimo había hecho rico a Kiani, que emigró de niño a Estados Unidos en condiciones de pobreza –ahora multimillonario, según los cálculos de Forbes–. Como ingeniero eléctrico, se enorgullecía de que los dispositivos que había diseñado personalmente fueran excelentes, y de que los hospitales de Estados Unidos tuvieran una cuota de mercado de oxímetros de pulso ligeramente superior a la de su principal competidor, Nellcor, que es una unidad de Medtronic, una empresa aproximadamente quince veces mayor que Masimo. Entre las dos compañías suman alrededor del 90% de las ventas.

También es una empresa rentable: el año pasado, Masimo, con sede en Irvine (California), ganó 223 millones de dólares con unos ingresos de 1.200 millones. En medio de un mercado bursátil en alza y reforzado por el aumento de la demanda de la tecnología de Masimo debido al Covid-19 (los niveles bajos de oxígeno en sangre son una advertencia temprana de que la enfermedad está empeorando), las acciones de la compañía subieron un 85% desde principios de 2020 hasta finales de 2021, lo que le dio a Masimo una capitalización de mercado de más de 16.000 millones de dólares.

Entonces Kiani decidió complicar su sueño. Tras el cierre del mercado el pasado 15 de febrero, Masimo anunció que iba a gastar algo más de 1.000 millones de dólares en la compra de Sound United, un negocio de audio, altavoces y auriculares centrado en el consumidor que posee marcas como Marantz, Denon, Bowers & Wilkins y Boston Acoustics. Al día siguiente, las acciones de Masimo se desplomaron un 37%, borrando 5.000 millones de dólares de su valor de mercado.

Kiani se sorprendió. «Pensamos que [los inversores] dirían ‘¡impresionante! Y dado nuestro historial, no lo vamos a arruinar», declara, sentado en un sofá de color crudo en su oficina compulsivamente ordenada. «¿Sabes lo que me dijo uno de ellos? ¿Un accionista muy enfadado, un gran accionista? ‘Devuélvelo. No lo compres».

Pero a Mike Polark, analista de Wolfe Research en Boston, no le sorprendió la reacción negativa: «En la tecnología médica, la concentración se paga». A un precio de ocho veces el Ebitda, el problema no era que Kiani hubiera pagado de más por Sound United. También es un negocio saludable y rentable que se espera que lleve los ingresos de Masimo a 2.000 millones de dólares este año, un aumento del 67%. «La cuestión para Wall Street es la dirección estratégica», continúa Polark. «¿Por qué Masimo está vendiendo auriculares para los oídos?«.

Publicidad

La adquisición haría que la empresa de Kiani fuera menos rentable al instante. El margen bruto del negocio de dispositivos médicos de Masimo había sido de un elevado 65,8%. En la electrónica de consumo, como los auriculares, el 20% es más típico.

Este movimiento provocó que el inversor activista Politan Capital Management, una empresa con un año de antigüedad dirigida por Quentin Koffey, adquiriera una participación de casi el 9% en Masimo, según una presentación de principios de agosto. Politan no quiso comentar sus planes, pero en marzo ayudó a la empresa de seguros médicos Centene a sustituir a su director general.

Apuesta por la fusión de dispositivos médicos y electrónica de consumo

Kiani, que ha vendido acciones de Masimo por valor de más de 500 millones de dólares desde la salida a bolsa en 2007 y sigue teniendo una participación del 8,5% por valor de 650 millones de dólares, apuesta por que los dispositivos médicos se fusionen cada vez más con la electrónica de consumo.

El presidente de Masimo Corp. tiene previsto que Sound United vaya más allá de los auriculares de botón y se convierta en audífonos y auriculares mejorados. Cree que la gente los utilizará no sólo para escuchar música (o mejorar su audición), sino también para medir sus constantes vitales, como el pulso y la saturación de oxígeno. Por supuesto, no es el único con esta visión. Garmin vende relojes que registran la frecuencia cardíaca, la saturación de oxígeno en sangre y la hidratación. El último Apple Watch puede avisar al usuario de frecuencias cardíacas inusualmente altas o bajas o de ritmos irregulares. En septiembre, Sony anunció su entrada en el mercado de los audífonos de venta libre. La única diferencia real es que todas estas empresas son enormes multinacionales con décadas de experiencia en el espacio de consumo.

Desafiando las probabilidades

Este empresario de origen iraní, de 57 años, ha desafiado las probabilidades muchas veces hasta ahora. En 1974, cuando tenía nueve años, él y su familia se trasladaron de Irán a Alabama para que su padre pudiera estudiar ingeniería. No tenían dinero; durante un tiempo, la familia de cuatro miembros vivió en un proyecto de viviendas en Huntsville. En 1977, los Kianis se trasladaron a San Diego, donde el padre de Joe se había matriculado en un programa de MBA. Dos años más tarde, cuando Joe tenía catorce años y su hermana quince, sus padres volvieron a Irán por trabajo (su madre era enfermera), dejando a los adolescentes viviendo solos. «Mi hermana se convirtió en la madre», dice Kiani, riendo. «¡Era dura! Tenía toque de queda». Kiani se graduó en el instituto a los quince años, sobre todo, dice, porque las matemáticas que había estudiado en Irán eran avanzadas, lo que le permitió saltarse algunos cursos.

Ese mismo año se unió a su hermana en la Universidad Estatal de San Diego, donde estudió ingeniería eléctrica mientras trabajaba a tiempo parcial en el comedor y gestionaba el complejo de apartamentos en el que vivía. Tomó todas las clases que pudo con el profesor Fred Harris, experto en el campo del procesamiento de señales, y en 1987 se graduó con un máster en ingeniería eléctrica.

Publicidad

A finales de la década de 1980, mientras trabajaba como ingeniero en Anthem Electronics, aceptó un trabajo paralelo diseñando un oxímetro de pulso de bajo coste de cien dólares para una empresa nueva. Kiani se enteró de que estos dispositivos solían emitir falsas alarmas, que solían activarse cuando los pacientes movían accidentalmente el dedo.

Lea también: Blinken promete inversiones a Boric independientemente del proceso constituyente

Con sus conocimientos sobre procesamiento de señales y filtros adaptativos –software para eliminar el ruido, esencialmente–, Kiani dijo a la empresa que podía reducir el número de falsas alarmas. La empresa no estaba interesada. Así que en 1989, Kiani, que entonces tenía 24 años, decidió crear su propia empresa, Masimo, financiándola con una segunda hipoteca de 40.000 dólares sobre su piso. Durante dos años, trabajó por las noches y los fines de semana en el garaje de su casa en el sur de California mientras mantenía su trabajo diario en Anthem.

Utilizando una ecuación que el empresario describe como algo sacado del álgebra de quinto grado, Kiani trabajó en un prototipo que mantenía el funcionamiento de los oxímetros de pulso incluso cuando los pacientes que los llevaban se movían o tenían un flujo sanguíneo bajo. Un lugar en el que resultó especialmente crítico: la unidad de cuidados intensivos neonatales, ya que no se puede decir a los recién nacidos que no se retuerzan. Patentó su idea casi de inmediato y se puso en contacto con cuatro empresas estadounidenses con la esperanza de integrar la tecnología de Masimo en sus sistemas. No tuvo suerte. Tuvo más suerte en el extranjero, llegando a acuerdos con NEC en Japón y con varias empresas en Europa.

Sin hueco en el mercado hospitalario estadounidense, por el momento

Irrumpir en el mercado hospitalario estadounidense resultó prácticamente imposible. Los grupos de compra de hospitales ya habían firmado acuerdos exclusivos (y lucrativos) con los competidores de Masimo. En marzo de 2002, el New York Times publicó un artículo en primera página en el que se ponían de manifiesto las prácticas de compra de estos grupos, presentando a Masimo como una empresa con un oxímetro de pulso superior que estaba esencialmente bloqueada en el mercado. Un mes más tarde, Kiani testificó ante el subcomité antimonopolio del Comité Judicial del Senado junto a los responsables de Novation y Premier, dos grupos de compra de hospitales. «El hecho de que nuestro principal competidor [Nellcor], que posee más del 90% del mercado de la oximetría de pulso, pueda pagar a las organizaciones de compra de grupos para que excluyan a Masimo es totalmente erróneo», dijo a los senadores. En un mes, Premier ofreció a Masimo un contrato. Novation hizo lo mismo un año después.

Kiani está más que dispuesto a luchar contra competidores mucho más grandes. En 1999 demandó a Nellcor (entonces propiedad de Tyco) por infracción de patentes; diez años después, presentó una denuncia similar contra Royal Philips. En 2006 Nellcor empezó a pagar a Masimo daños y perjuicios que finalmente sumaron casi 800 millones de dólares, y Royal Philips desembolsó 300 millones en 2016. Masimo también recibió 45 millones de dólares como resultado de una demanda antimonopolio que presentó contra Nellcor en 2002.

Publicidad

El siguiente: Apple, a la que Masimo ha acusado tanto de infracción de patentes como de robo de secretos comerciales. Poco después de que Masimo lanzara el primer oxímetro de pulso que funcionaba con un smartphone en 2013, la empresa recibió una llamada de Apple, diciendo que quería hablar de trabajar juntos. Kiani acudió a una reunión en la sede de Apple, pero no se concretó nada. Ese mismo año, el director médico de Masimo se unió a Apple, seguido por el director de tecnología de una escisión de Masimo en 2014. Apple presentó varias patentes que, según Kiani, se basaban en su tecnología. Masimo demandó en 2020; el caso está programado para ir a juicio el próximo año.

Más productos innovadores

Masimo está trabajando para expandirse más allá de la oximetría de pulso. Tiene un producto que puede monitorizar la hemoglobina de forma no invasiva y ha adquirido una empresa alemana, TNI, que fabrica un dispositivo de asistencia respiratoria para suministrar oxígeno a pacientes con enfisema o bronquitis crónica. Sin embargo, se calcula que el 80% de los ingresos de Masimo en el ámbito médico sigue procediendo de su unidad principal de pulsioximetría.

Durante la primera parte de la pandemia, Masimo lanzó un oxímetro de pulso con una pulsera inteligente vinculada a una aplicación para teléfonos inteligentes que cientos de hospitales proporcionaron a los pacientes de Covid, permitiéndoles hacer un seguimiento continuo en casa. Este mes de agosto, Masimo lanzó su primer reloj inteligente: un reloj «Advanced Health Tracking» de 499 dólares que mide la saturación de oxígeno, el pulso, la frecuencia cardíaca y la hidratación, entre otras cosas. Una cadena de hospitales de Arabia Saudí está realizando una prueba piloto. «Si va bien, pasará de unos cientos de pacientes a 80.000», dice Kiani.

¿Podrá hacerse un hueco entre los grandes?

¿Podría una empresa de tecnología médica sin reconocimiento de marca por parte de los consumidores hacer frente a pesos pesados como Apple y Garmin? El analista de Needham & Co., Mike Matson, señala que el mercado de los smartwatches es enorme, con 25.000 millones de dólares, y está fragmentado. «No veo que le quiten cuota a Apple«, dice. Pero también podría haber un nicho para los relojes de Masimo entre los atletas serios –los que entrenan para triatlones y maratones y necesitan estadísticas de salud muy precisas, por ejemplo–. Garmin ha conseguido 1.000 millones de dólares en ventas de smartwatches centrándose en el fitness, señala Matson. Kiani dice que los cantantes también están interesados en utilizar el reloj para medir su nivel de hidratación, que afecta a la calidad de la voz.

«En el mundo del consumo», añade, «creo que gana la mejor tecnología. Creo que cuanto más comprometida esté la entidad, gana. Y yo estoy comprometido con esto». Por otra parte, también lo están Apple y Garmin.

Además: Chilena SAAM vende operaciones portuarias y otros activos a Hapag-Lloyd por US$ 1.000 millones

Publicidad
Publicidad