Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Chile

Life

El pisco chileno busca convertir sus viñedos en patrimonio de la Unesco

Los valles de la precordillera andina chilena serían los primeros paisajes culturales vinícolas de América

Publicado

on

El pisco chileno busca convertir sus viñedos en patrimonio de la Unesco
El Valle del Elqui, en Ovalle, región de Coquimbo (Chile). FOTO: EFE

Los productores chilenos del pisco preparan una candidatura para postular tres valles pisqueros del norte del país como patrimonio paisajístico cultural vinícola de la Unesco, con el objetivo de relanzar el producto a nivel internacional y atraer mayor turismo que impulse la economía en esas regiones.

Los pisqueros de los valles del Elqui, Limarí y Choapa sellaron un acuerdo el viernes, en una cumbre celebrada en la localidad de Monte Patria, en la región de Coquimbo, con representantes del Gobierno chileno, políticos, autoridades locales y otros actores de la sociedad civil, para aunar esfuerzos en la candidatura.

LEA TAMBIÉN: La alfarería de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca son declaradas patrimonio de la Unesco

En el caso de que solicitud a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) fructifique, los valles de la precordillera andina de la región de Coquimbo (norte) serán los primeros en América en ser declarados paisaje cultural vinícola, a la par de zonas con tradición de producir vino como los franceses Borgoña y Champaña.

PRESENCIA INTERNACIONAL

Jaime Campusano, fundador de la destilería de pisco Waqar, en la comuna de Monte Patria, valle de Limarí, región de Coquimbo (Chile). FOTO: EFE

“La candidatura requiere movilizar el sector público y el privado, comprender todos los sectores; es algo holístico que aspira a promover la totalidad del territorio, una opción muy interesante para la región y para todo Chile”, aseguró el responsable de la investigación histórica de la candidatura de los pisqueros, Pablo Lacoste.

“Comprende a todos los sectores, pensar en la totalidad el territorio, promover encadenamientos productivos, poner en valor la gastronomía, los atractivos turísticos, los pueblos originarios, la artesanía, el arte, la cultura”, añadió el historiador.

Publicidad

La declaración de los valles pisqueros como paisaje cultural vinícola daría al licor una exposición internacional mayor a la actual, lo que podría atraer más turismo a la región; el objetivo de los actores implicados es vertebrar las zonas pisqueras con mayor actividad económica para anclar la población local.

Los pisqueros llevarán a la Unesco la declaración de sus valles como paisaje cultural vinícola en 2023, después de culminar el trabajo iniciado en 2021 para documentar el patrimonio histórico, arquitectónico y cultural ligado a la producción pisquera.

LIGADO A LA TRADICIÓN

Botellas en destilaría pisquera de Chañaral de Caren, en la comuna de Monte Patria, Valle de Limarí (Chile). FOTO: EFE

Los valles de Elqui, Limarí y Choapa están ubicados en una zona árida a las puertas del desierto de Atacama y en las faldas de los Andes; su clima cálido y soleado hace crecer la uva con un dulzor mayor que en otras zonas del país, característica indispensable para producir el destilado pisco.

Los estrechos valles áridos de la precordillera se tiñen de verde en sus cotas bajas, regadas por estrechos ríos que posibilitan la tradición agrícola de esas zonas, que se había instaurado antes de la colonización del país por parte de los europeos.

LEA TAMBIÉN: Los mejores destinos en Latinoamérica para conocer en 2023

Es el caso de la pisquera Waqar, dirigida por la familia Camposano y situada en la comuna de Monte Patria, y que apuesta por un pisco artesanal de una tirada limitada que toma mayor valor por botella que sus equivalentes más comerciales; su destilería viene de mitades del siglo XIX y, si bien ya sufrido interrupciones, la actual generación retomó la tradición familiar.

Publicidad

La mitad del producto de Waqar va al extranjero, sobre todo a Europa, e incluso ha ganado un premio en un concurso de combinados londinense con una receta hecha con su destilado. “Estos valles hicieron conocidos el pisco 100 años atrás, y hoy se siguen justiciando por su tradición y su gran aporte a la calidad del pisco”, expresa el fundador de Waqar, Jaime Camposano.

El pisquero utiliza su experiencia sensorial para lograr el producto que busca, con un proceso que varía ligeramente cada vez que se repite; es una técnica artesanal desde la elección de la materia prima hasta el embotellado final.

Para Camposano, la declaración del valle donde está Waqar, el Limarí, como paisaje cultural vinícola “no solo sería un premio”, sino “el final de una historia muy larga” de formación de los valles pisqueros como productoras vinícolas.

“Seguimos apegados al territorio y a la tradición; aquí están la maquinaria que utilizaban mi abuelo, mi bisabuelo, el lugar donde ellos destilaron”, concluye Camposano.

BOTÓN GOOGLE NEWS

EFE

Publicidad
Publicidad