Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Chile

Uncategorized

Estas habilidades moldearán los trabajos del futuro

Creatividad e inteligencia emocional serán clave para transformarse en un mundo cada vez más robotizado.

Publicado

on

Los nuevos desarrollos tecnológicos facilitan la vida de la humanidad, pero también tienen un impacto en la forma en que trabaja todos los días, y la pandemia de Covid-19 aceleró esta carrera.

La tecnología ya venía empatando la forma en que las personas trabajan y gestionan las empresas. La emergencia sanitaria ha manifestado una transformación sin precedentes, y las rutinas laborales están siendo reemplazadas por la robótica con la automatización de procesos repetitivos.

Según un estudio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), este fenómeno puede provocar la pérdida de 14% de los empleos actuales e interrumpir 32% de los puestos laborales que existan en los próximos cinco años.

“Es allí donde la fuerza laboral debe migrar a desarrollar nuevas habilidades”, comentó Mauricio Arcila, smart solutions manager group para Lenovo Latinoamérica.

El directivo explica que más allá de un reemplazo, se trata de una transformación de una fuerza laboral operativa a una fuerza laboral creativa basada en tecnología.

Las soluciones tecnológicas, como inteligencia artificial o software inteligente ayudan a que los trabajadores resuelvan problemas basados en cifras reales. “La información será la fuente de decisión de los empleados del futuro”, comentó.

Publicidad

Trabajar con emoción

Por su parte, Diego Martínez de Velazco, director del Centro de Emprendimiento y Desarrollo Empresarial (CEDE), comentó que la vida promedio de las competencias laborales se ha reducido drásticamente.

Ejemplificó que una persona con una licenciatura cursada 1984 tenía una vigencia de 30 años, pero hoy, una carrera dura solo cuatro años.

“Hoy prácticamente empieza una licenciatura, mucho de lo que aprendió ya no tiene vigencia”, declaró.

Reconoció que las habilidades duras (hard skills) son más duraderas, las habilidades blandas (soft skills) son flexibles y deben modificarse constantemente.

Citó el caso del pensamiento analítico y saber ligarlo a procesos de innovación porque las decisiones de negocios se toman con base en datos, por lo que los empleados deben distinguir y procesar datos para tomar decisiones.

Publicidad

Otras habilidades que tienen que estar en constante movimientos son el aprendizaje activo y estrategias, porque los empleadores incluso buscan personas con estrategias definidas para actualizarse.

Mencionó el de la inteligencia emocional que ayuda a los trabajadores a abrazar cambios y adaptarse mejor a los retos del entorno laboral. “Debemos ser resiliente, abrazar el fracaso y aprender”, dijo.

Publicidad
Publicidad