Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Chile

Editor's pick

¿Qué es un oligarca? Lo que debes saber sobre estos milmillonarios rusos y cómo hicieron sus fortunas

La definición de oligarca incluye cierta influencia política, pero la mayoría no parece influir sobre Putin

Publicado

on

¿Qué es un oligarca? Lo que debes saber sobre estos milmillonarios rusos y cómo hicieron sus fortunas
Roman Abramovich, uno de los oligarcas rusos más conocidos. FOTO: EFE

Por John Hyatt

En respuesta a la invasión rusa de Ucrania, EE. UU. y sus aliados han intentado un control absoluto sobre los bancos, las empresas y los oligarcas rusos, cuyos gigantescos yates y propiedades en expansión han dejado a muchos preguntándose: ¿Qué hace que alguien sea un oligarca y cómo se hizo tan rico? 

Los oligarcas son “hombres de negocios excepcionalmente ricos que tienen influencia política y social”, dice Elise Giuliano, profesora del departamento de ciencias políticas de la Universidad de Columbia que se enfoca en la Rusia postsoviética. “A menudo están conectados personalmente con los principales líderes políticos de un país, aunque no siempre”.

Elise Giuliano

La definición clásica de oligarca incluye cierta influencia política, pero se ha hecho evidente desde que comenzó la guerra que la mayoría de los multimillonarios del país tienen poca o ninguna influencia sobre el presidente ruso Vladimir Putin.

Los oligarcas originales de Rusia hicieron sus fortunas en la década de 1990 durante las caóticas secuelas del colapso de la Unión Soviética, cuando los activos del estado se entregaron a postores privados, a menudo en tratos corruptos.

Durante este período de liberalización del mercado, empresarios acomodados, ex funcionarios y audaces emprendedores adquirieron grandes participaciones en empresas rusas de petróleo y gas, metales y minería, ferrocarriles y transporte, productos agrícolas y otras industrias centrales.

Un nuevo grupo de oligarcas se hizo rico a través de sus vínculos con Putin, quien ha gobernado Rusia de una forma u otra desde el año 2000. Putin alternativamente ha enriquecido y castigado a los oligarcas, tratando a los magnates y sus negocios como peones en sus partidas de ajedrez político. 

Publicidad

Mikhail Khodorkovsky, entonces el hombre más rico de Rusia, fue arrestado en 2003 por delitos fiscales después de apoyar al rival político de Putin. Sin embargo, muchos de los oligarcas de hoy son funcionarios actuales o anteriores de Putin. Yuri Kovalchuk, un viejo amigo y asesor del líder ruso, obtuvo grandes participaciones en empresas bancarias y de telecomunicaciones a través de sus vínculos con Putin.

Mikhail Khodorkovsky

Si bien la cercanía de los oligarcas con Putin varía, todos dependen de su patrocinio. “Dada la forma en que está estructurada la economía rusa, mucho depende directa o indirectamente del Estado”, dice Brian Taylor, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Syracuse. Los oligarcas “no son actores económicos autónomos que están en condiciones de enfrentarse al Estado o responderle”.

Las semillas de la oligarquía rusa se sembraron entre 1992 y 1994, cuando la recién independizada Federación Rusa llevó a cabo un esfuerzo de privatización mediante vales. Bajo el programa, las acciones de unas 15.000 empresas estatales se pusieron a disposición de compradores privados.

Su objetivo era permitir que los rusos comunes compraran acciones. En cambio, los empresarios bien conectados adquirieron bloques de vales, lo que les otorgó participaciones grandes o de control en las empresas. Según el programa de vales, dos tercios de todas las acciones privatizadas pasaron a manos de personas con información privilegiada de las empresas, según un estudio del Fondo Monetario Internacional de 1999 .

Boris Yeltsin y Putin

El esquema de préstamos por acciones del presidente ruso Boris Yeltsin en 1995 acuñó a algunos de los oligarcas más ricos de Rusia. A cambio de prestar dinero al gobierno ruso cargado de déficit y ayudar a financiar la campaña de reelección de Yeltsin, algunos empresarios adinerados recibieron acciones de 12 empresas estatales de energía y minería en forma de “arrendamientos”. Los arrendamientos se convertirían en propiedad, dependiendo de si ganaba Yelstin.

“Si el líder comunista Gennady Zyuganov hubiese ganado las elecciones (de 1996), todos esperaban que simplemente hubiese nacionalizado estas empresas y recuperado las acciones ofrecidas”, dice Daniel Treisman, profesor de ciencias políticas en la Universidad de California en Los Angeles, quien se especializa en política postsoviética.

Tras la victoria de Yeltsin, Vladimir Potanin, uno de los arquitectos del acuerdo, adquirió una participación mayoritaria en Norilsk Nickel, el mayor productor mundial de níquel refinado. Otros beneficiarios incluyeron a Khodorkovsky y Roman Abramovich, quienes adquirieron intereses en expansión en petróleo y gas.

La crisis financiera de Rusia de 1998 fue un revés temporal para los oligarcas. El aumento vertiginoso de los precios de las materias primas y la creciente integración económica de Rusia en Occidente en la década de 2000 generaron docenas de nuevos magnates. En 2001, Rusia tenía ocho milmillonarios con fortunas combinadas ascendentes a US$ 12.400 millones. Diez años después, la cifra aumentó a 101 milmillonarios con fortunas combinadas valoradas en US$ 432.700 millones, según datos de Forbes .

Publicidad
Vladimir Putin

Los oligarcas pronto se dieron cuenta de que su riqueza estaba condicionada a la obediencia a Putin. Bastaba con ver el ejemplo de Khodorkovsky, quien pasó 10 años en prisión. Otro oligarca, Boris Berezovsky, quien prosperó bajo Yeltsin y criticó a Putin, vendió sus participaciones en los medios rusos y se exilió.

Los oligarcas entendieron el mensaje: los intereses políticos de Putin y sus intereses financieros debían ser uno y el mismo.

“Si hubieses sido un oligarca ruso en ese momento y hubieses visto en CNN a un tipo mucho más rico, mucho más inteligente y mucho más poderoso que tú sentado en una jaula, ¿cuál hubiera sido tu reacción natural?” dice Bill Browder, un financiero estadounidense que vivió en la Rusia postsoviética. “Entonces, uno por uno, fueron a Putin y le dijeron: ‘¿qué tenemos que hacer para no entrar en esa jaula?’”.

Para algunos oligarcas, eso significó vender sus empresas al Gobierno. Roman Abramovich vendió su participación en la empresa de petróleo y gas Sibneft a la estatal Gazprom en 2005. Mikhail Fridman y Viktor Vekselberg, quienes se convirtieron en oligarcas en parte al adquirir la empresa privada estatal Tyumen Oil en 1997, la vendieron en 2013 a Rosneft, un grupo energético propiedad del Kremlin.

El multimillonario Roman Abramovich es investigado por mentir para obtener la ciudadanía portuguesa.

A medida que Putin consolidó el poder y afirmó el control estatal sobre más empresas privadas, surgió una nueva generación de oligarcas: los “silovarcas”. El término, acuñado por Treisman, es un acrónimo de oligarca y siloviki, una palabra rusa para la élite militar y de seguridad del país. Muchos silovarcas conocen personalmente a Putin, de su tiempo en la KGB, o de trabajar con él en San Petersburgo durante los primeros años de su carrera política postsoviética.

“Los llamados silovarcas son élites empresariales que han aprovechado sus redes en el FSB (Servicio de Seguridad Federal Ruso) o en el Ejército para acumular una riqueza personal extrema“, escribió Stanislav Markus, profesor de negocios internacionales en la Universidad de Carolina del Sur (EE.UU). 

Reservas internacionles de Rusia.

“Desde 2003, los amigos de Putin y los silovarcas han ascendido de manera constante para controlar sectores de compinches de la economía y ocupar puestos importantes en el poder ejecutivo”, explica Markus. Los silovarcas están “desproporcionadamente representados en los directorios corporativos de las llamadas corporaciones estatales y, a menudo, poseen grandes participaciones en empresas de sectores en los que la rentabilidad depende del favor del Gobierno”.

Los oligarcas enfrentan un futuro difícil mientras Occidente castigue a la Rusia de Putin. Al 14 de marzo, 20 de ellos están bajo sanción personal de EE.UU. y sus aliados. Ya no parece importar de qué lado, Rusia o Ucrania, estén.

Los oligarcas que vendieron sus activos rusos y trasladaron sus posesiones a Occidente se están distanciando rápidamente de Putin y su régimen, pero muchos de ellos están siendo abofeteados con sanciones de todos modos.

Publicidad

Putin no ha protegido a los silovarcas ni a aquellos con activos rusos. Estos han visto cómo sus fortunas se desploman a medida que colapsan los mercados rusos.

Publicidad