Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Chile

Capital Humano

Empleados de tecnología advierten que seguirán sublevaciones en 2022

El objetivo del sindicato de Google será luchar por los derechos de contratistas y temporales

Publicado

on

Empleados de tecnología advierten que seguirán sublevaciones en 2022
FOTO: EFE

Por Angel Au-Yeung

Durante más de una década, empresas tecnológicas como Facebook y Google han ofrecido a sus empleados generosos salarios, prestaciones de primera línea y otras ventajas. Las empresas han atraído a las mentes más brillantes de todo el país, y muchos empleados dicen que han operado bajo el supuesto de que su industria cambiaría el mundo para mejor.

Esa orientación cambió en 2021, cuando se multiplicaron las grietas en el lado “hacer el bien” de Silicon Valley. Los trabajadores de la tecnología, en medio del burnt out por la pandemia y más conectados entre sí al trabajar desde casa, se organizaron y movilizaron de una manera que no tiene precedentes en la industria. Y según varios de estos trabajadores, la dirección puede esperar una lucha aún mayor en 2022.

Cientos de empleados de Google hicieron público el Sindicato de Trabajadores de Alphabet en enero, tras más de un año de organización en secreto. “Estábamos empezando a ganar impulso y, con razón, nos preocupaban las represalias”, dijo Honey Rosenbloom, jefe técnico de Google Experience Studio y miembro de AWU. “Hacerlo público nos permitió un poco más de protección”, al poner las cuestiones laborales bajo el ámbito de la Junta Nacional de Relaciones Laborales.

Incluso antes de que el sindicato se hiciera público, las salidas de los empleados que se habían manifestado en contra de la empresa fueron noticia. Entre esos miembros del personal se encontraba Timnit Gebru, una empleada de ética de inteligencia artificial que fue despedida en diciembre de 2020, tras cuestionar la petición de sus jefes de retractarse de su trabajo de investigación que señalaba los peligros de los sesgos en los grandes modelos lingüísticos.

LEA TAMBIÉN: Apple es la primera empresa valorada US$ 3 billones, más que el PIB del Reino Unido

Publicidad

Según Rosenbloom, las mayores victorias del sindicato en 2021 se referían a un único subconjunto de empleados de Alphabet: trabajadores temporales y contratistas, o empleados subcontratados por otra empresa. Esta estructura de empleados a tiempo completo, frente a trabajadores temporales y contratistas ha sido durante mucho tiempo una fuente de tensión, porque los subcontratistas no disfrutan de los mismos beneficios que los empleados a tiempo completo. Google no respondió a una solicitud de comentarios.

Rosenbloom señaló la reincorporación de Shanon Wait, contratista de Google, como uno de los puntos fuertes del sindicato este año. En febrero, AWU presentó una queja ante la NLRB en nombre de Wait, una contratista por horas en un centro de datos de Google en Carolina del Sur, cuando fue suspendida tras escribir un post en Facebook. En su publicación en las redes sociales, detallaba cómo su jefe se negó a sustituir su botella de agua suministrada por Google, cuando la temperatura dentro del centro de datos rondaba los 85 grados Fahrenheit. “Por eso me uní al sindicato de trabajadores de Alphabet”, escribió. Dos meses después de que AWU presentara su queja, Wait fue readmitida.

El principal objetivo del sindicato de Google para 2022, según Rosenbloom, será seguir luchando por los derechos de los contratistas y los trabajadores temporales, que supuestamente constituyen la mitad de la plantilla de Alphabet. “Los trabajadores temporales hacen tanto o más trabajo que los empleados a tiempo completo, pero tienen una posición mucho más precaria en términos de salario, beneficios de salud y estabilidad laboral”, dijo Rosenbloom, que es un empleado asalariado a tiempo completo. “Casi todo el mundo en el sindicato está de acuerdo en que este es el trabajo que tenemos que seguir impulsando”.

Paul Duke, un antiguo ingeniero de Google que ha demandado al gigante de las búsquedas por cuestiones relacionadas con su despido de la empresa, está de acuerdo. “Quiero que los ingenieros de software, es decir, las personas con más privilegios, utilicen lo que tienen, la influencia que tienen para luchar contra la marginación y a favor de las personas vulnerables”, dijo. “Es una ficción legal que empresas como Google están explotando, al tratar a los trabajadores de forma diferente porque son temporales y contratistas”.

LEA TAMBIÉN: De Amazon a Twitter: los CEO que dijeron adiós a sus puestos en 2021

Duke presentó una demanda contra Google a principios de diciembre alegando incumplimiento de contrato y calumnia, después de haber sido despedido tras meses de protestar públicamente contra las políticas de Google en noviembre de 2019, incluida la intención de la empresa de participar en contratos con el Servicio de Aduanas y Control de Inmigración de Estados Unidos. Su demanda, presentada junto con otros dos ingenieros de Google despedidos, afirma que la empresa traicionó su antiguo lema “No seas malo”.

Publicidad

Los paros de toda la empresa en Google comenzaron en 2018 para protestar por supuestos contratos con el Servicio de Aduanas e Inmigración de Estados Unidos.En 2021, los paros se extendieron a la empresa de entretenimiento Netflix, ya que los empleados transgénero y sus aliados protestaron por la decisión de la empresa de emitir el episodio de comedia de Dave Chapelle, The Closer, que, según ellos, contiene contenido transfóbico que promueve el fanatismo.

Tras una serie de disculpas públicas por parte del director general de Netflix, Ted Sarandos, Netflix ha guardado silencio sobre el episodio, mientras que los dos organizadores más destacados de la revuelta han abandonado la empresa. B. Pagels-Minor fue despedida después de que la empresa les acusara de filtrar información sensible a los medios de comunicación (Pagels-Minor lo niega) y la empleada Terra Field renunció en noviembre. Netflix no respondió a una solicitud de comentarios.

En Apple, mientras tanto, los empleados protagonizaron una oleada de protestas en 2021 por diversos motivos, desde el intento de la empresa de exigir al personal que vuelva a la oficina tres días a la semana, hasta las acusaciones de #AppleToo, un grupo de activistas de empleados que recoge y documenta públicamente las quejas sobre las condiciones del lugar de trabajo. La empresa recibió nueve quejas de la NLRB en 2021, más que en los últimos diez años juntos.

“Está ocurriendo un movimiento de solidaridad y hay cientos de personas de diferentes partes de la empresa que se están uniendo para apoyar a los más vulnerables”, dijo Cher Scarlett, una exingeniera de Apple que renunció en noviembre, pero que actualmente tiene una queja contra Apple con la NLRB. También es una de las fundadoras originales del grupo #AppleToo. “Eso incluye fondos de huelga a los que los empleados asalariados pueden donar, de modo que los empleados por hora, que no son capaces de levantarse tan fácilmente como los empleados corporativos, puedan tener más poder”.

“Estamos y siempre hemos estado profundamente comprometidos con la creación y el mantenimiento de un lugar de trabajo positivo e inclusivo”, dijo un portavoz de Apple en respuesta a una historia de noviembre sobre el aumento del activismo de los empleados dentro de sus filas. “Nos tomamos en serio todas las preocupaciones e investigamos a fondo cada vez que se plantea una preocupación y, por respeto a la privacidad de cualquier persona involucrada, no discutimos asuntos específicos de los empleados”.

El fondo, patrocinado por Coworker Solidarity Fund, una organización sin ánimo de lucro fundada en 2017, está destinado a los empleados de Netflix y Apple, según la página web de la organización. “Si eres un empleado o contratista actual, o anterior, de Netflix o Apple y has tomado medidas para mejorar tu lugar de trabajo, solicita hoy mismo hasta 5.000 dólares de apoyo financiero”, se lee en la web. “Ya sea que necesites espacio y materiales para tu comité organizador, herramientas para tu campaña, ayuda con los honorarios legales o la pérdida de ingresos, te cubrimos la espalda”.

Publicidad

Facebook también se enfrentó a la intensificación de la insurrección de los empleados cuando Frances Haughen, una antigua científica de datos de la empresa, filtró decenas de miles de documentos internos para poner de manifiesto prácticas que consideraba censurables. Sus revelaciones dieron lugar a una serie de audiencias en el Congreso y pueden haber contribuido a un cambio de imagen del gigante de las redes sociales bajo el nuevo nombre corporativo de Meta.

Está por ver hasta qué punto cambian las políticas del sector tecnológico como resultado del nuevo activismo. “Espero que estas empresas sean solidarias y no sólo aborden los problemas planteados por los empleados, sino que también reconozcan el mérito de haber hablado”, dijo Scarlett. “Pero lo que espero es que sigan haciendo lo mismo que están haciendo, que es hacer algunas concesiones pero no admitir que esas concesiones son de la organización de sus empleados”.

Publicidad